Pedaleando con inteligencia

Los avances de la tecnología en la actualidad están dando pasos gigantes, sin lugar a dudas. Desde hace varias décadas cuando comenzaron a integrarse los chips en los vehículos, la tecnología del transporte terrestre ha venido presentando cambios significativos; en su diseño y también en su desempeño.

Desde cerrojos digitales que no requerirán de un cerrajero en el futuro, pasando por sensores en las puertas, sensores de proximidad para evitar choques, y mucho más. Y esto no solo aplica para vehículos particulares; en unidades de transporte público también puede percibirse este tipo de cambios.

Con la llegada de los vehículos eléctricos, motos, monopatines (scooters), vehículos particulares, siempre nos preguntamos cuándo sería el turno de la bicicleta para evolucionar y convertirse en otro vehículo inteligente. Y eso es de lo que venimos a contarte, sobre los cambios que vienen (y ya existen) en el futuro.

La bicicleta inteligente llegó para quedarse

Te preguntarás “¿Cómo puede una bicicleta ser inteligente?”. La respuesta puede ser más sencilla de lo que parece; pues la idea general de los dispositivos inteligentes es: Brindar información en tiempo real, y notificaciones.

Las bicicletas inteligentes vienen integradas con sistema de posicionamiento global (GPS), lo que te permite tener acceso a un mapa donde podrás trazar la ruta que vas a seguir durante tu recorrido, y mientras esto sucede podrás ver los resultados de tu recorrido a medida que avanzas o al culminar.

Este es un mercado bastante novedoso, y son pocos modelos los que están disponibles en el mercado actualmente. La idea de las bicicletas inteligentes pretende brindar a sus usuarios los beneficios de la tecnología de transporte, enlazándolas a sistemas que otorgan información en tiempo real para mejorar el desempeño del usuario o mejorar la experiencia de entretenimiento.

Con el pasar del tiempo, es una certeza que este tipo de vehículos pasarán a tener una mayor demanda, aunque actualmente están disponibles son más costosas que las motocicletas eléctricas que ya tienen cerca de una década en el mercado. No hay que perder las esperanzas; muchos otros dispositivos que pensábamos eran imposibles de enlazar mediante la tecnología ya es posible en nuestros tiempos mientras sigue evolucionando.

¿Cómo elegir la que mejor se adapte a ti?

Ciertamente, las bicicletas inteligentes ofrecen un montón de ventajas a sus usuarios pero no todos tienen las mismas necesidades así que ten en cuenta los siguientes criterios al momento que decidas comprar una:

  1. ¿Medio de transporte ocasional o fijo?
  2. ¿Tienes dónde guardarla?
  3. Costo y disponibilidad de los repuestos.
  4. Costo de reparación.
  5. Duración de la garantía.
  6. Compatibilidad con tu teléfono inteligente.
  7. Accesibilidad a la red para actualizaciones.

Teniendo en cuenta esos criterios que te dimos hace un momento, podrás elegir la que mejor se adapte a tu estilo de vida. Esa es la idea de la tecnología, facilitar nuestras tareas cotidianas y la transportación es una de ellas. Por ejemplo, es rentable tener una bicicleta inteligente que tenga un motor eléctrico para recorrer largas distancias ya que muchos de estos modelos cuentan con la capacidad de cargarse mediante energía cinética (se carga mientras pedaleas) o la puedes cargar por medio de su puerto USB como si fuese tu teléfono móvil.

Esto podría revolucionar la industria de los empresas de entregas a domicilio, así como en un futuro no muy lejano lleguen a existir vehículos como estos no tripulados.